La primera revista para escritores

Friedrich Dürrenmatt

0 85

Cuando estudiamos las últimas vanguardias en el teatro del siglo XX encontramos el nombre de tres autores especialmente importantes: Max Frisch, Heiner Müller y Friedrich Dürrenmatt.

Dürrenmatt fue un hombre polifacético, ya que era pintor además de escritor. Y en el terreno de la literatura no escribió solo teatro, sino que destacó también en la novela policiaca y en los guiones para radio y televisión.

Dürrenmatt comenzó en la escena con Está escrito, en 1947. En 1949 se estrenó Rómulo el Grande, una pieza en la que aparecen los últimos días del Imperio Romano. Rómulo sabe que el final se acerca y se deja llevar por la fatalidad. Quizá la frase más emblemática de esta obra es aquella en la que el protagonista expone que no duda de la necesidad del Estado, «Solo dudo de la necesidad de nuestro Estado». Roma es un imperio, pero que ha asesinado y extorsionado a los pueblos que ha sometido: «Roma conoció la verdad, pero eligió la fuerza; conoció la humanidad, pero eligió la tiranía». Con esta obra, el autor suizo se consagró como un autor controvertido y de gran personalidad. Dürrenmatt señaló que Rómulo el Grande era una falsa comedia histórica. Como en otras obras, el autor combina la ironía y el absurdo con la violencia y lo grotesco.

… escribía «conociendo lo absurdo de este mundo, pero sin desesperar».

 

Quizá, el tema esencial que plantea este autor en su obra sea la confusión del mundo. Muy comprometido, Dürrenmatt señala las posibilidades de que el hombre salga adelante mediante una profunda crítica a lo cotidiano. Como comentó acerca de su producción, escribía «conociendo lo absurdo de este mundo, pero sin desesperar».

Otra de sus comedias satíricas y paródicas que tratan sobre la imposibilidad de cambiar la naturaleza humana fue El matrimonio del señor Mississippi, de 1952. En ella se presenta una realidad caótica en la que las diferentes fuerzas políticas trazan un panorama inseguro para el hombre. El señor Mississippi es fiscal general y se dirige a otro personaje, llamado Saint, explicándole que era preciso que estudiase en Oxford «Para poder ser fiscal general y conseguir restaurar la ley de Moisés», ya que la humanidad necesitaba retroceder tres mil años. Saint, que es militante comunista, responde que, desgraciadamente, «los occidentales han hecho una farsa del cristianismo y los del Este, del comunismo».

En la obra se recrean la vida y existencia de varios protagonistas. Aparece también Uebelohe, un hombre justo que lucha por la realización de grandes empresas. Mississippi tendrá dudas enormes acerca de sus responsabilidades y la ley, pero insistirá en que no hay justicia sin Dios: «¡Conseguiré restaurar en el mundo la ley de Moisés! ¡Haré justicia!».

... uno de los mayores éxitos de Dürrenmatt en el teatro fue la comedia trágica en tres actos «La visita de la vieja dama», de 1956. Clic para tuitear

Pero uno de los mayores éxitos de Dürrenmatt en el teatro fue la comedia trágica en tres actos La visita de la vieja dama, de 1956. En esta obra se mezcla la sátira macabra, el cinismo y el sarcasmo de los poderes del dinero con un fondo moralizador y con cierto tono surrealista. En esta obra, la multimillonaria Clara Zachanassian, que fue ultrajada en su juventud, regresa ya anciana a Güllen y ofrece mil millones a quien mate a Alfred Ill, el causante de su desgracia. Así en la obra están presentes la corrupción y la denuncia de la misma. Los habitantes de esa localidad empobrecida ven la posibilidad de enriquecerse mediante el asesinato y ese hombre alcanza la grandeza trágica al reconocer su culpa.

El éxito de la obra llevó la historia al cine con el título de La visita del rencor, y a la ópera de la mano de Gottfried von Einem. La película, de 1964, muestra la vuelta a su ciudad natal de la viuda de un magnate del petróleo que busca vengarse de todos aquellos que la despreciaron. Einem compuso la música para La visita de la vieja dama, una ópera en tres actos cuyo libreto en alemán fue escrito por Dürrenmatt. Fue estrenada en 1971.

También la corrupción y la denuncia de la misma están presentes en Proceso por la sombra de un burro, una pieza radiofónica de 1951. Ambientada en la Grecia clásica, la obra cuenta el proceso judicial entre un dentista y un asnero. La causa es la sombra de un burro. Hace un sol de justicia y el dentista que ha alquilado el burro discute con el asnero si la sombra del animal está incluida o no en el precio del alquiler. Al acudir al juez que debe decidir, el pleito se convierte en algo descabellado en el que los abogados de las partes utilizan estrategias corruptas para conseguir sus fines. Las partes acabarán usando la fuerza y la ciudad quedará destruida.

Otra de las obras de Dürrenmatt es Los físicos, estrenada en 1962. En ella encontramos a un científico oculto en un manicomio. Charla con otros dos científicos que parecen creerse Einstein y Newton. Pero el espectador descubrirá que los tres fingen estar locos. El protagonista ha descubierto el principio universal de los descubrimientos y ha decidido encerrarse para proteger al mundo.

Otras obras teatrales de este autor son, por ejemplo, Los anabaptistas y Tito Andrónico.

Dürrenmatt no es solo uno de los grandes dramaturgos del siglo XX, sino también un estudioso del teatro, novelista y guionista.

Pero como mencionábamos al principio, Dürrenmatt no es solo uno de los grandes dramaturgos del siglo XX, sino también un estudioso del teatro, novelista y guionista.

Entre sus narraciones encontramos novelas policiacas como El juez y su verdugo, La promesa y La sospecha. Sus obras se ambientan en Suiza, en pueblos verdes, montañosos, donde los policías no son criminalistas. En estas obras con diálogos ágiles y sin abandonar la ironía que le caracteriza, Dürrenmatt muestra las catacumbas de una sociedad ordenada, limpia y en apariencia, perfecta.

La promesa es quizás la más importante de estas novelas, ya que fue un encargo para escribir un guion o un relato que pudiera convertirse en película. El tema de esta novela es el de las agresiones sexuales a niños. Se produce el asesinato de una niña cuando se dirigía a visitar a su abuela. El comisario Matthäi promete a los padres que encontrará al asesino y utilizará a otra niña rubia como cebo. El relato sirve para mostrar cómo en una sociedad limpia y formal se esconden elementos humanos podridos. Y el autor muestra lo absurdo de nuestros cálculos y nuestra confianza.

Este relato sirvió de base finalmente para dos películas. En el guion de la primera de ellas participó el propio Dürrenmatt. Se trata de El cebo, que Ladislao Vajda hizo en 1958. En ella, una niña aparece asesinada. La única pista que puede conducir al esclarecimiento del crimen es un dibujo de la pequeña.

La segunda de las versiones de esta historia fue dirigida por Sean Penn en 2001 y se tituló El juramento. En esta película, el sufrimiento de los padres de la niña asesinada lleva al policía Jerry Black a jurar que encontrará al asesino.

 

 

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, clique el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies