La primera revista para escritores

El canto en el estanque

2 92

El canto en el estanque es una propuesta que nos llega de la mano del lingüista italiano Gianni Rodari.

Rodari utiliza esta definición para explicar de una forma muy gráfica el funcionamiento del ejercicio. Parte de la idea de que cuando alguien escucha una palabra cualquiera, esta se adentra en su cerebro como una piedra o un «canto» lo haría en el agua del estanque, es decir, provocando diferentes movimientos de agua en varias direcciones.

Cada palabra provoca en nuestra mente «ondas de superficie y de profundidad, provocando una serie infinita de reacciones en cadena, involucrando en su caída sonidos e imágenes, analogías y recuerdos, significados y sueños, en un movimiento que afecta a la experiencia y a la memoria, a la fantasía y al inconsciente, y que se complica por el hecho que la misma mente no asiste impasible a la representación.» Dice Rodari.

El canto en el estanque es una propuesta que nos llega de la mano del lingüista italiano Gianni… Clic para tuitear

Para representar esta descripción tan vívida, toma el lingüista italiano la palabra «canto» y define las ondas que describe en su caída en el estanque como analogía de las reacciones que provoca en su caída en nuestra mente. Y propone hacer una lista de todas las palabras que comienzan por “C” y otra con todas las que comienzan por “Ca” o acaso por “Can”; y otra con todas las palabras que riman con “anto”; y otra más con todas las palabras que ideológicamente se aproximan a “canto” por vía semántica. Propone además que confeccione cada cual tantas listas como le sean de utilidad para generar un conjunto que sirva de base sólida para la redacción de un texto.

Como práctica adicional, propone Rodari la descomposición en sus letras de la palabra que hayamos elegido para este ejercicio. En el ejemplo que propone él mismo (canto), su descomposición en letras le permite componer una frase completa con sentido como es Cada Año Nacen Treinta Ovejas, a partir de la que uno puede formularse determinadas preguntas acerca, por ejemplo, de qué hacer con esas treinta ovejas anuales.

Tomemos una palabra cualquiera y repitamos los pasos de esta propuesta de Rodari; encontraremos asociaciones de palabras que, por más que hayan salido de nosotros mismos, no dejarán de sorprendernos y, en todo caso, de servirnos de material de trabajo sobre el que caminar en busca de nuevas inspiraciones.

2 Comentarios
  1. Pedro Jimeno dice

    Doy fe de que esta propuesta, como otras de la “Gramática de la fantasía”, funcionan con adolescentes, siempre que se cree en clase el clima adecuado. Y si el profesor también escribe y les lee a los alumnos su texto, mucho mejor.

    1. One dice

      Hola, Pedro:
      Muchas gracias por participar y por compartir tu experiencia.
      Saludos.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, clique el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies